En épocas de mucho calor o en lugares en los que el calor es constante necesitamos refrescarnos y el aire acondicionado se convierte en un gran aliado. Sin embargo es necesario saber cómo usarlo para obtener el mayor rendimiento y el menor gasto.

Cómo utilizar el aparato de aire acondicionado

  • Los expertos señalan que para combatir el calor veraniego dentro del hogar debe lograrse una diferencia de alrededor de 10 grados respecto al exterior.
  • Considerando la capacidad de adaptación del cuerpo a las condiciones climáticas y que en los meses de más calor vestimos prendas más ligeras, una temperatura de entre 21 y 25 grados es más que suficiente para sentirse cómodo en casa o en la oficina.
  • Menos grados no son saludables: los resfriados que se atribuyen al aire acondicionado se deben tanto a las bajas temperaturas a las que se utilizan estos aparatos como a la cercanía de algunos usuarios a la corriente de aire frío, que sale a chorros a una temperatura de entre 10 y 15 grados.
  • Si la salud no fuera un argumento de peso para optar por esa temperatura, otro dato puede resultar persuasivo: por cada grado de más que se enfría una casa, se gasta un 8% más de energía.

Diferencias entre aparatos de aire:

  • Aire refrigerado: consiste en unidades equipadas con ventiladores que se limitan a proporcionar un flujo de aire fresco filtrado.
  • Aire acondicionado: debe estar compuesto por un conjunto de equipos que funcionan de forma encadenada y proporcionan aire controlado al ambiente, seleccionando la temperatura.
  • Climatizador: no se trata sólo de elegir los grados mediante un aparato, sino de corregir la humedad del ambiente. Por ello, acondicionar una vivienda no es lo mismo que climatizarla. Generalmente los aparatos que logran una temperatura de entre 21 y 25 grados, llamada de confort, no están preparados para respetar la humedad relativa de ambiente. Este sistema es mucho más complejo, bastante más caro y no del todo imprescindible en un hogar, donde sólo es necesario determinados meses al año.

Imagen: Flickr ( jlmaral)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *