Persianas: protege tu casa del sol

En verano no basta con bajar las persianas. Sólo si has elegido una de calidad, junto a una buena ventana, conseguirás mantener una temperatura fresca y agradable y evitar que entren ruidos del exterior.

El verano ya está aquí. Los días son más largos y el sol calienta e ilumina más que nunca. La mayoría estamos encantados con tantas horas de sol. Sin embargo, no a todas horas se agradece que el sol entre en nuestra casa. Por eso, un truquito que muchos usamos para mantenerla fresquita es bajar las persianas. Pero esto que parece tan  fácil no tiene el mismo resultado en todas las casas: sólo si has elegido una persiana de calidad, junto a una buena ventana, conseguirás mantener una temperatura fresca y agradable y evitar que entren ruidos del exterior.

Y no digamos si tenemos aire acondicionado: el gasto en electricidad es mucho menor cuando tenemos unas ventanas con persianas que aíslan bien y no dejan entrar el calor de fuera, ya que el aparato tiene que trabajar mucho menos para conseguir la temperatura que queremos.

Aunque parezca mentira, la persiana influye muchísimo en el aislamiento que es capaz de proporcionar una ventana. Una persiana mal diseñada puede ser una fuente de problemas, tanto mecánicos como de aislamiento térmico y acústico.  Esto quiere decir que una buena ventana con una mala persiana es en realidad una mala ventana.

¿Cómo diferenciar entre una buena y mala persiana?

La diferencia principal entre una persiana buena y una mala suele estar en el cajón donde se oculta la persiana. La mayoría son un auténtico coladero por donde se escapa la temperatura y por donde nos entra todo el calor y el ruido de la calle. A diferencia de éstos, los cajones de calidad llevan incorporada una pieza aislante en su  interior que no sólo impide las filtraciones sino que ayuda a que la persiana se convierta en una barrera que refuerza el aislamiento de la propia ventana.

Si estáis pensando en cambiar las persianas, aquí os dejamos algunas claves para saber si lo que os están vendiendo es medianamente presentable:

  • Transmitancia térmica: Este valor representa el aislamiento térmico. Cuanto más bajo sea, más aísla la persiana. Lo aconsejable es que se mantenga por debajo de 2.
  • Aislamiento acústico: Nos dice su capacidad de reducir el ruido que entra del exterior. Lo ideal es que se encuentre por debajo de 42 dB.
  • Permeabilidad al aire: Indica si nos entrara aire a través de ellas. Es recomendable que sean de Clase 4.

Un ejemplo de persiana que cumple con estos requisitos es el sistema RolaPlus de KÖMMERLING. Este sistema de persiana es uno de los pocos que ofrecen buenos valores en las tres categorías.

Pero lo más importante de todo es no dejar que nos timen cuando nos instalan una persiana yexigir siempre que ésta tenga un buen aislamiento. Está muy extendida la práctica de instalar ventanas de calidad con persianas cutres, ya que el instalador se ahorra unos euros y la mayoría de la gente no se da cuenta hasta que ya es demasiado tarde para reclamar. Así te puedes encontrar que te has gastado una pasta en ventanas para no oír al bar de abajo y resulta que entra todo el ruido por la persiana.

Ya sabéis, informaos siempre muy bien antes de comprar, y mirad y comparad lo máximo posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *