Una vez hayas adquirido tu aparato de aire acondicionado el siguiente paso es hacer un uso adecuado del mismo para mejorar su eficiencia y ahorra energía para no llevarte ningún susto con la factura de la electricidad.

  • Etiquetado A: Los aparatos con etiquetado energético de clase A son los más adecuados.
  • Asesoramiento: A la hora de la compra, déjese asesorar por profesionales.
  • 25º C: Fije la temperatura de refrigeración a 25º C.
  • Temperatura normal: Al encender el aire acondicionado, ponga una temperatura normal, no por ser más baja, va a enfriar más rápidamente y el gasto será mayor.
  • Vegetación y agua: en el entorno del edificio, la introducción de vegetación, o láminas de agua, refresca el ambiente, reduciendo así también la temperatura interior.
  • Toldos, persianas y cortinas: Instalar toldos, cerrar persianas y correr cortinas son sistemas eficaces para reducir el calentamiento de nuestras viviendas.
  • Ventilación: En verano, ventile la casa cuando el aire de la calle sea más fresco.
  • Ventiladores: Un ventilador, preferentemente de techo, puede ser suficiente para mantener un adecuado confort.
  • Proteger el aparato: Hay que evitar el calentamiento de los aparatos de refrigeración, con el sol, por ejemplo.
  • Colores claros: Los colores claros en techos y paredes exteriores reflejan el sol y evitan el calentamiento de los espacios interiores.

Imagen: Flickr (Porto Bay Trade)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *