Cómo elegir un toldo para la casa

La instalación de toldos ayuda a ahorrar energía y a controlar el consumo eléctrico. Lo importante es saber elegir bien para disfrutar de una vivienda más confortable.

Ya sabes que la función principal de un toldo es proteger nuestro hogar de los rayos de sol tan incómodos, sobre todo, en los meses de verano. Pero un buen toldo te ofrece, además, otras ventajas pues te permitirá reducir el uso del aire acondicionado al disminuir considerablemente el nivel de calor que entra en tu hogar y, por tanto, te ayuda a ahorrar energía y a controlar tu consumo eléctrico, lo cual verás también reflejado en tus facturas.

Otro de los puntos fuertes de este complemento es la protección de la intimidad, ya que ¿quién desea tener que bajar las persianas a cal y canto y morirse de calor para librarse de la mirada del típico vecino cotilla? Además, los toldos actúan como una barrera protectora para tu mobiliario ya que, al impedir el paso de los rayos solares, evita la decoloración de tus muebles, alfombras, suelos…

Normalmente pensamos en el toldo como un complemento para quitar el sol en las horas centrales del día pero, en realidad, nos puede resultar muy útil durante toda la jornada. Un consejito: Acostúmbrate a bajar el toldo aunque no estés en la habitación o incluso no vayas a estar porque te ayudará a mantener la casa fresca. Ahora, eso sí, el nivel de aislamiento térmico varía también en función de otros factores como la ubicación de nuestra vivienda, su orientación o el tipo de ventanas que tengamos. Por ejemplo, ¿sabías que si nuestras ventanas son de aluminio, al darles el sol cogen mucha temperatura? Y debido a esto se convierten en focos de calor, como si encendiésemos una estufa, lo que disminuye el efecto del aire acondicionado. Esto no ocurre, por ejemplo, con las ventanas de PVC, ya que al ser de plástico no concentran el calor, por lo que resultan más aislantes.

Es importante que a la hora de escoger tu toldo tengas en cuenta varias cosas, entre ellas  el tejido de la lona, ya que es a través del que se filtrarán los rayos solares. El color, la densidad o sus métodos de fabricación también son claves para elegir una buena lona, pues estos factores pueden llegar a reducir el nivel térmico que llega a tus habitaciones en más de un 50%.

Es cierto que a veces pueden ser un engorro porque nos quitan luz y reducen la vista, pero hoy en día hay una gran variedad de  modelos, telas y colores, por lo que si escogemos uno bonito, que combine bien con nuestra casa,  hasta resultará decorativo. Y si ya tienes uno, puedes cambiar la tela cuando te canses de ella o incluso el mecanismo por otro más moderno.

Hoy en día, además, es posible tener toldo en casa sin dejarte los brazos en subirlo y bajarlo, pues gracias a los sistemas de motorización, esta acción resulta mucho más fácil y cómoda.

COMENTARIOS

  • beatriz Luna 24 enero, 2016 a las 16:20

    Muy buena información me gustaría me dieran una dirección en donde pueda cotizar en Veracruz, Ver, Centro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *