Ahorra calefacción con tus ventanas

Muchas veces pensamos en cual es la mejor calefacción para el invierno y no nos acordamos que la mejor defensa es un buen ataque.

Esta demostrado que no existe ninguna acción que podamos hacer en nuestra vivienda  que tenga mayor repercusión que cambiar las ventanas a nuestra casa. El hueco es la parte mas débil de la fachada de un edificio, y por el que mayores perdidas de energía se producen.

Cambiar tanto el marco como el acristalamiento de tu ventana hacia uno más eficiente  significa mejoras en las necesidades energéticas del edificio con los consiguientes ahorros en términos económicos. También y como consecuencia de reducir el consumo energético se produce una menor producción de energía y menores emisiones de CO2 a la atmosfera.

Además pensamos en engorrosas obras interminables y no hay nada más lejos de la realidad. Pongamos un ejemplo. Veamos todo el proceso para cambiar unas ventanas.

  1. Tengo decidido que quiero cambiar de ventanas. Voy a un distribuidor de PVC Kommerling y me mandan a un técnico para medir mis ventanas y poder darme un presupuesto exacto. Puedo pedirlo con montaje incluido si así lo deseamos.
  2. Una vez aprobado el presupuesto y acordadas las condiciones de pago, las ventanas se mandan fabricar. El tiempo depende del distribuidor, fechas, cantidades, etc.
  3. En caso de existir subvenciones, serian informados por el distribuidor.
  4. Una vez fabricadas las ventanas, ha llegado el momento de la colocación. No se preocupe por nada. Es de las obras más sencillas ya que no hace falta mover muebles no tapar cosas.
  5. Se desmonta la ventana vieja. Se monta con anclajes y espuma y a secar.
  6. Depende de la cantidad de ventanas la obra tardar entre 1 día y 1semana por lo que no implica mucha molestia.

Y ahora queda disfrutarlas. Disfrutar del nuevo confort térmico y acústico. Ni un solo ruido del tráfico. Cenando con su familia en mangas de camisa y ahorrando calefacción o aire acondicionado. En esos momentos descubres que la inversión mereció la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *