La función de la ventana

La ventana no es sólo un elemento para que pueda pasar la luz. Tiene importantes funciones de aislamiento y de su calidad dependen factores como nuestra salud y confort.

Una de las principales misiones que cumple una ventana es la de ventilación, permitiendo a través de ella la comunicación del interior de la estancia con el exterior. Es evidente que, tratándose de un recinto habitable, la exposición al ambiente externo no puede ser permanente por razones climatológicas, de ahí que se precise disponer de un sistema de cierre eficaz. No obstante, las hojas de la ventana que sirven de cerramiento no deben impedir otro de los aspectos funcionales de ésta: la iluminación. Para permitir el paso de la luz a su través las hojas deben ser acristaladas. Aunque antes del siglo XX existían algunas desventajas, como pueden ser el excesivo soleamiento interior o la propia iluminación en circunstancias no deseadas y la reducción de aislamiento térmico, dadas las prestaciones del vidrio aislante a principios del siglo XXI, se puede considerar que estos inconvenientes han sido resueltos.

Para paliar estos inconvenientes se han utilizado accesorios como las persianas, las contraventanas u otros similares, que contribuyen asimismo a la mejora del aislamiento, sin perjuicio de que, además, se utilice también vidrio aislante diseñado especialmente para este fin. Por último, otra de las funciones que cumple la ventana es la de permitir las vistas a través de ella. Es muy común desear ver hacia el exterior sin que desde fuera se pueda ver lo que hay o sucede dentro; únicamente es posible lograrlo con vidrios altamente reflectantes bajo unas condiciones lumínicas determinadas. Toda vez que estas condiciones varían, el efecto producido puede ser inverso al deseado. Un ejemplo son los llamados espejos-espía. Estos espejos actúan reflejando las imágenes en la cara del vidrio con mayor luminosidad. En la cara con menos luminosidad, un espectador puede ver a través del vidrio qué ocurre al otro lado. En cambio, si variamos las condiciones lumínicas, ambos lados permiten ver lo que hay detrás aunque con cierta dificultad debida a la reflexión en ambas caras.

La ventana a principio era de madera lo cual se decoraba con pintura o barnices dándole un estilo único y duradero, luego aparecieron y comenzaron a utilizarse las de acero que carecía de un tratamiento para prevenir la corrosión, posteriormente aparecieron las hojas de aluminio este metal es mas ligero que el hierro y no se oxida, el único problema es que es mas caro. Por ultimo apareció el empleo del PVC o policloruro de vinilo que es un material con unas propiedades asombrosas como la durabilidad, aislamiento térmico o aislamiento acústico, que podéis conocer más en fondo en la página Web de Kommerling.

COMENTARIOS

  • Kimberly 6 febrero, 2017 a las 17:13

    Hola, buen día! Ojalá me pudieran ayudar. Mi habitación es una habitación orientada al norte de la casa, es muy fría en invierno y muy caliente en verano, únicamente tiene una ventana también orientada hacia el norte. Por el diseño que tiene la casa y el techo, existe la posibilidad de colocar una ventana en la parte superior de la habitación, que estaría orientada al sur. La duda es si nos serviría realmente colocar una ventana ahí y en caso de servir, debe ser una ventana grande o una pequeña? Agradecería mucho su respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *