El PVC es un material inocuo fabricado con elementos tan comunes como el petróleo (43%) y la sal común (57%). Se emplea en la producción de perfiles de ventanas debido a sus excelentes propiedades aislantes, que superan a las de los otros materiales usados con el mismo fin: la madera y el aluminio.

El PVC es un material inocuo fabricado con elementos tan comunes como el petróleo (43%) y la sal común (57%). Se emplea en la producción de perfiles de ventanas debido a sus excelentes propiedades aislantes, que superan a las de los otros materiales usados con el mismo fin: la madera y el aluminio.

El aislamiento térmico que proporciona el PVC se debe a su baja conductividad térmica, ya que cuanto más baja sea ésta, mayor aislamiento térmico se consigue. De este modo, el coeficiente de conductividad del PVC  es de 0,16 W/mK, mientras que el de aluminio es  203,0 W/mK, lo que da una idea de la alta capacidad aislante del PVC.

Pero no sólo es aislamiento térmico lo que proporcionan las ventanas con perfiles de PVC, sino que también constituyen una barrera contra el agua, el viento y la contaminación del exterior, evitando así que ninguna de ellas se cuele en nuestra vivienda. Los perfiles de PVC, por tanto, son ideales para combatir las humedades que tan comúnmente se forman en las ventanas. Esto convierte a estas ventanas en las más herméticas del mercado.

Además, ya que las ondas sonoras se trasmiten a través del aire, estas características se van a traducir en un excelente asilamiento acústico, que nos permitirá aislar nuestras viviendas del ruido del exterior.

Los beneficios de los perfiles de PVC no se acaban aquí, si no que también resulta un material que proporciona un alto nivel de seguridad a las ventanas. Al llevar incorporados refuerzos de acero en su interior, los perfiles fabricados con PVC ofrecen una gran resistencia a los impactos. También son resistentes frente a los incendios, ya que su composición química convierte al PVC en un material difícilmente inflamable y autoextinguible.

PVC KÖMMERLING: KOMALIT

Las ventanas son el elemento más sensible al exterior en cualquier construcción y el punto crítico cuando hablamos de aislamiento, y climatización de una vivienda. Durante años la elección de las ventanas ha dependido exclusivamente de criterios estéticos. Hoy sabemos la importancia de instalar ventanas que aíslen para conseguir un verdadero nivel de confort sostenible en nuestra vivienda.

Para esto, KÖMMERLING ha diseñado KOMALIT una formula única especialmente duradera y resistente a las cargas que destaca por su buen balance ecológico.

El PVC, gracias a sus propiedades no conductoras, es un aislante natural cuyos niveles de aislamiento son superiores a los de la madera y, por supuesto, a los del aluminio, con o sin rotura de puente térmico. La instalación de carpinterías de PVC KÖMMERLING junto con un vidrio bajo emisivo puede suponer un ahorro en el consumo de energía de una vivienda de hasta un 70% según los datos del IDAE.

Ventanas de PVC KÖMMERLING

Tienen una vida útil de más de 50 años. Al desecharlas, más del 95% se recicla y reincorpora al proceso productivo. El PVC de ventanas con perfiles KÖMMERLING antiguas, al igual que el PVC procedente de los restos de producción y de recorte, constituye una materia prima apreciada, equivalente al PVC recién elaborado.

Greenline

Adelantándose a las normativas europeas, desde hace años el PVC KÖMMERLING no incluye ningún metal pesado en su producción e incorpora estabilizadores beneficiosos para el medioambiente como el calcio y el cinc. Esta propiedad de los perfiles KÖMMERLING se identifica con el sello GreenLine.

Garantía de calidad.

Los perfiles Kömmerling están sometidos a:

  • Control de producción en fábrica ISO 9001 (AENOR)
  • Sistema de Gestión Ambiental ISO 14001 (AENOR)
  • Marcado CE, apunto de implantarse de manera voluntaria desde febrero de 2008.
  • Otras normativas: UNE
    • Estanqueidad
    • Permeabilidad
    • Resistencia al viento
    • Transmitancia térmica
    • Resistencia al impacto
    • Estabilidad dimensional

Además, este compromiso medioambiental iniciado en la producción se mantiene una vez instalada la ventana y durante toda la vida útil de la misma. Una vez que ésta ha cumplido su función y es retirada, sus perfiles pueden reciclarse de forma segura después de muchos años de uso para producir nuevas partidas de PVC de la máxima calidad.

Podemos concluir entonces que, su excelente balance ecológico, unido a sus cualidades aislantes, convierten a los perfiles KÖMMERLING en verdaderos amigos del mundo en el que vivimos, comprometidos con el medio ambiente y con el futuro del planeta.

Imagen: Flickr (coofdy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *