Mal aislamiento

¿Cómo sería nuestro hogar sin muros exteriores ni ventanas? ¿Y si esos muros y ventanas fueran sólo una tela metálica? Nos parece inconcebible, ¿verdad? Es lo que conocemos como aislamiento, esas protecciones que impiden que elementos nocivos entren en nuestra vivienda afectando a su habitabilidad y, por tanto, a nuestra salud.

Las viviendas están expuestas de manera continua a las inclemencias meteorológicas, cambios de temperatura, ruidos, aire, partículas en suspensión, etc. Es nuestra responsabilidad evitar que todos esos efectos se perciban en el interior del hogar. En eso consiste el aislamiento, en que mientras nosotros lo deseemos, absolutamente todo lo que hay fuera permanezca fuera. De esta manera se evitan los diversos perjuicios que se producirían en nuestra salud si esto no ocurre.

Según el Instituto de Seguridad e Higiene en el Trabajo, los habitantes de las ciudades pasan entre el 58% y el 78% de su tiempo en un ambiente interior. Por ello es fundamental que la calidad de dichos ambientes sea la mejor posible.

Afecciones por falta de aislamiento

Si enumeramos uno a uno los agentes externos que se perciben en el interior de las viviendas debido a la falta de aislamiento podemos encontrar cómo en la práctica totalidad de los mismos aparece un problema de salud relacionado con el mismo.

De este modo tendríamos que el ruido puede producir problemas en el sistema nervioso e insomnio, el polvo mal ambiente, alergias y problemas respiratorios, la humedad problemas en los huesos, aparición de hongos y mohos, alergias, problemas respiratorios y mal olor, los cambios de temperatura enfriamientos, cambios de humor, insomnio, y así una larga lista de afecciones que en último término están producidas por carencias en el sistema de aislamiento.

Ahora que se aproxima el invierno no podemos olvidarnos de uno de los grandes desconocidos de los problemas derivados de un mal aislamiento: el aumento en el uso de combustibles para calentar la vivienda. Se produce de manera indirecta debido a la necesidad de regular la temperatura interior y provoca una de las consecuencias más drásticas de esta carencia, fundamentalmente en aquellos lugares en los que el recrudecimiento de la estación fría produce un descenso más acentuado de las temperaturas. El perjuicio viene provocado por el mayor uso de combustibles, los cuales poseen una elevada toxicidad, en aquellas viviendas más frías con el objetivo de aumentar la temperatura.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) anualmente 4,3 millones de personas mueren prematuramente por enfermedades atribuibles a la contaminación del aire interior  causada por el uso de combustibles sólidos (datos de 2012).

Entre esas defunciones:

  • 13% se deben a neumonía
  • 34% a accidente cerebrovascular
  • 25% a cardiopatía isquémica
  • 22% a neumopatía obstructiva crónica
  • 6% a cáncer de pulmón

Una vivienda bien aislada obtiene un mejor rendimiento energético disminuyendo la necesidad de uso de métodos artificiales de regulación de la temperatura, con el consecuente ahorro económico y los evidentes beneficios para la salud.

¿Aire de la calle? Sí, pero no cuando cerramos las ventanas.

Ante cualquier duda acerca de la calidad del aislamiento de tu hogar, contacta con un experto que te ayude a mejorar un aspecto tan fundamental de la vivienda.

Imagen: Flickr – Evan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *