Aislamiento externo de la casa en invierno

Si tu vivienda fue construida antes de 1980, posiblemente no tenga protección térmica alguna y sus instalaciones sean ineficientes energéticamente. Te contamos cuáles son las soluciones más comunes para combatir el frío con el aislamiento de los edificios en caso de reforma o rehabilitacion.

Debemos abrigar nuestras casas, ellas también pasan frío. Da igual qué tipo de vivienda tengas: vivienda unifamiliare aislada, vivienda unifamiliar adosada, vivienda en bloque o incluso edificios de colegios, hospitales, etc. En todos ellos puedes encontrar deficiencias energéticas y, por supuesto, también podemos solucionarlas. Lo fundamental es no creer que tal y como vivimos es suficiente, con muy poco podemos alcanzar un confort óptimo.

Recuerde que si su vivienda fue construida antes de 1980, posiblemente no tenga protección térmica alguna y sus instalaciones sean ineficientes energéticamente.

Veamos cuáles son las soluciones más comunes para combatir el frío con el aislamiento de los edificios en caso de reforma o rehabilitacion. Hay que destacar que una buena rehabilitación térmica puede conseguirse actuando en distintas partes del edificio:

1. Aislamiento de muros y ventanas

Si vivimos en un piso que no sea el último, este es nuestro mayor frente de batalla. Para aislar los muros lo mejor es instalar un material aislante térmico en ellos, ya sea por el exterior, por el interior o inyectando dentro del muro.
Para aislar las ventanas lo mejor es sustituirlas por unas de PVC Kömmerling con doble acristalamiento térmico. La diferencia es abismal, compruébelo.

2. Aislamiento de cubiertas

Si vivimos en un chalet, adosado o en el último piso de un bloque, debe prestar atención a la cubierta. Piensa que el calor siempre sube por lo que si lo deja escapar por el tejado, pronto no te quedará en casa. La solución: instalar un material aislante térmico en la cubierta. Ejemplos: entre tabiquillos, vigas de madera, rastreles, con teja adherida sobre el aislante, en cubiertas ajardinadas, con pavimento flotante, etc.

3. Aislamiento de las instalaciones (tuberías)

Puedes instalar un material aislante térmico en las tuberías de conducción del agua caliente o fría, de las calderas, de los acumuladores de calor, etc. de los edificios, para evitar pérdidas de calor en el transporte del agua caliente y evitar posibles condensaciones en las conducciones de agua fría.

Una vivienda es un bien de uso prolongado, tan prolongado que para muchos de nosotros será la misma vivienda el resto de nuestra vida. Rehabilitando energéticamente disfrutaremos los valores de la Vivienda Saludable, y será una actuación responsable con el medio ambiente.

Muchas veces gastamos solo en lo bonito y en lo que se ve… pero el aislamiento no se ve, se nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *