Si vives en una zona en la que no suele hacer un frío excesivo en invierno, las bombas de calor son una de las opciones más eficientes y económicas para calentar tu casa. Te contamos sus principales pros y contras para que tú decidas si te interesa.

En el mercado existen actualmente numerosos sistemas de calefacción y uno de ellos, dentro de los eléctricos, es la bomba de calor. Este sistema tiene varias ventajas:

– Precio económico:

Es mucho más barata que una caldera: Si, por ejemplo, la casa en la que vas a vivir no tiene instalación de calefacción y tampoco hace tanto frío como para realizar la inversión de ponerla, la bomba de calor es una opción infinitamente más barata y fácil de instalar.

– Bajo consumo eléctrico:

En las bombas de calor, el compresor consume electricidad no para generar el calor, sino sólo para transportarlo. Por eso las bombas de calor se caracterizan por su alta eficiencia energética: por cada Kw de electricidad consumida se transfiere entre 2 y 4 Kw de calor. Además, eliges un sistema con tecnología Inverter, tu equipo será aún más eficiente.

– No contaminan:

Al consumir una tercera parte de energía que una caldera o un calefactor y no emitir dióxido de carbono a la atmósfera, se puede decir que se trata de un sistema muy ecológico y respetuoso con el medio ambiente.

– Suelen ser reversibles, calor/frío:

Casi todas las bombas de calor son al mismo tiempo aparatos de aire acondicionado, por lo que tienen la ventaja de que en único aparato tienes calor para el invierno y frío para el verano.

Como ves, las bombas de calor tienen varias ventajas nada desdeñables, aunque también tienen un inconveniente importante: sólo son válidas para zonas templadas ya que no funcionan bien con temperaturas bajo cero. Por tanto, si tu casa está por ejemplo en determinadas zonas de levante o Andalucía seguramente con este sistema te baste. Pero si está en una zona del interior o del norte, en la montaña o simplemente eres una persona muy friolera, es muy probable que no sea suficiente y tengas que utilizar algún otro sistema alternativo de calefacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *