Cómo ahorrar en tu aire acondicionado

Ya es primavera y empiezan los días largos y calurosos. Y esto no ha hecho más que empezar. Quedan por delante muchos meses de calor y el aire acondicionado es un buen aliado… ¡hasta que llega la factura eléctrica!

Por desgracia, aun son muy pocas las viviendas que se construyen con instalaciones centralizadas de aire acondicionado, aun en zonas climáticas muy calurosas. Esto provoca que la mayoría de las instalaciones se compongan de elementos independientes, siendo muy poco habituales las instalaciones centralizadas individuales o colectivas, que son mucho más eficientes y evitan el problema de tener que colocar los aparatos en las fachadas de los edificios.

En numerosas zonas de Andalucía y Cataluña la punta de demanda eléctrica se ha desplazado del invierno al verano debido a la utilización del aire acondicionado.

Esto significa que además del gasto invernal le añadimos el gasto provocado por el uso masivo del aire en verano. ¿Cómo solucionarlo? Regulando el gasto a lo largo del año. Tanto en invierno (podéis ver consejos para usar la calefacción en post anteriores), como en verano.

Como casi siempre, lo mejor es prevenir. ¿Cómo? Pues aislando de la mejor manera posible nuestra vivienda. En el aire acondicionado se pueden conseguir ahorros de energía superiores al 30% instalando toldos en las ventanas donde más da el sol, evitando la entrada de aire caliente en el interior de la vivienda y aislando adecuadamente muros y techos.

Queremos recordar que la manera mas eficaz y económica de aislar una vivienda es empezar por donde hay mas perdidas de energía: Las ventanasSustituyendo nuestras ventanas por unas de PVC Kommerling con vidrio bajo emisivo, evitaremos que se sobrecaliente nuestra casa, necesitaremos menos energía para climatizarla en verano y lo mismo sucederá con la calefacción en invierno. Además, actualmente hay numerosas ayudas y subvenciones para el cambio de ventanas.

Consejos para ahorrar en aire acondicionado

Os dejamos unos consejos, dados por el IDAE para el uso correcto de estos equipamientos:

  1. A la hora de la compra, déjese asesorar por profesionales.
  2. Fije la temperatura de refrigeración a 26ºC.
  3. Cuando encienda el aparato de aire acondicionado, no ajuste el termostato a una temperatura más baja de lo normal: no enfriará la casa más rápido y el enfriamiento podría resultar excesivo y, por tanto, un gasto innecesario.
  4. Instalar toldos, cerrar persianas y correr cortinas son sistemas eficaces para reducir el calentamiento de nuestra vivienda.
  5. En verano, ventile la casa cuando el aire de la calle sea más fresco (primeras horas de la mañana y durante la noche).
  6. Un ventilador, preferentemente de techo, puede ser suficiente para mantener un adecuado confort.
  7. Es importante colocar los aparatos de refrigeración de tal modo que les dé el sol lo menos posible y haya una buena circulación de aire. En el caso de que las unidades condensadas estén en un tejado, es conveniente cubrirlas con un sistema de ensombramiento.
  8. Los colores claros en techos y paredes exteriores reflejan la radiación solar y, por tanto, evitan el calentamiento de los espacios interiores.

Nuestra recomendación es clara: usa la energía, pero úsala con cabeza.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *