Consejos para la cuesta de enero

Esta es la semana de los planes. Si el otro día desvelábamos nuestras acciones anti-enfermedades, ahora vamos a centrarnos en un plan para tu bolsillo: estamos decididos a que consigas ganar el pulso a la indeseable cuesta de enero con nuestro plan anti-crisis.

  1. El primer paso es organizar bien tus presupuestos. Empieza por apuntar tus gastos e ingresos, es decir, crea tu propio balance casero y oblígate a rellenarlo periódicamente. Es una de las mejores maneras de controlar qué haces con el dinero y de poder prevenir esos gastos estacionales que en muchas ocasiones solemos olvidar tener en cuenta: Seguros, recibos varios, financiaciones, subscripciones…
  2. Aprovéchate de las rebajas, pero con cabeza. Antes de ir de compras, haz los deberes y piensa lo que realmente necesitas, fija un presupuesto e infórmate de cómo están los precios, por ejemplo, en Internet con las páginas comparadoras. Por último, ya en el proceso de compra es recomendable que prestes atención a lo que ves y a lo que vas a comprar.
  3. Puedes informarte acerca de las ofertas que constantemente van lanzando las empresas y que en muchas ocasiones pueden suponerte un chollazo, por ejemplo: el oportunista, groupon o cazaofertas… También es aconsejable que mires cuando son las temporadas bajas de los productos que necesitas comprar porque los precios varían mucho entre unas temporadas y otras.
  4. Apuesta por las tiendas de segunda mano, lo que a ti ya no te vale puede ser que a otro sí, y si te puedes ganar un dinerito extra, ¿por qué no probar? Otra tendencia que también está de moda son los mercadillos, y entre estos, los de trueque, con los que además de pasar un buen rato y conocer gente podrás deshacerte de aquellos objetos inservibles para ti, pero que para otros pueden ser idóneos. ¡Ah! Y recuerda que también es muy económico que te conviertas en un manitas y comiences a hacer tus pinitos: crea y rehaz tus propios proyectos.
  5. Y no nos podemos olvidar del importante papel que tiene nuestro hogar ahorrar energía, ya que conlleva un importantísimo ahorro económico y es uno de los aspectos que más notará tu bolsillo. Aquí te recordamos algunas medidas básicas.

Y una última máxima a la hora de emprender nuestro plan es que pienses siempre a largo plazo, no te dejes llevar por la pereza o los impulsos y apliques un poco más de disciplina y control en ciertas situaciones, los resultados serán inmediatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *