Los detectores de presencia pueden resultar muy cómodos, hacernos la vida más fácil y a su vez, ayudarnos a ahorrar energía.

Cada vez más edificios cuentan con luces que no se accionan pulsando un interruptor, sino que se encienden cuando detectan nuestra presencia. Y, como habremos comprobado, estas viviendas no tienen porqué ser ni mucho menos de lujo, ya que esta mejora está al alcance de casi todos los bolsillos. Su principal ventaja es que nos ayudarán a ahorrar energía y mejorar el confort de nuestra comunidad.

Ventajas de los detectores de presencia

1. Comodidad y seguridad

En estos tiempos en los que buscamos la máxima comodidad posible en todos los aspectos de nuestra vida, resulta incómodo tener que pulsar el interruptor cuando un vecino tiene algún problema de movilidad, va cargado con la compra o el carrito del niño (por ejemplo), o simplemente tiene que caminar a oscuras hasta llegar al siguiente interruptor, con la incomodidad y posibles tropiezos que esto conlleva.

Con los detectores de presencia estos problemas se acabarán para siempre ya que ni nosotros ni las personas que vengan a visitarnos a casa tendrán la necesidad de buscar ni pulsar ningún botón ya que las luces se encenderán ‘mágicamente’ donde haya alguna persona.

2. Ahorro

Sí, ahorro energético que, como sabemos, implica ahorro económico. Instalando estos dispositivos se consumirá sólo la luz imprescindible, y no se despilfarrará luz cuando nadie la está utilizando. Esto ocurre con los sistemas tradicionales que permanecen un rato encendidos aunque ya no esté presente la persona que dio la luz y con los que se suele encender un área mucho más grande que la que realmente se está utilizando (por ejemplo todas las plantas en lugar de una).

Este cambio implicará, además, que reduzcamos nuestra factura de la comunidad, a la vez que hacemos un favor al medio ambiente. Optimizaremos el gasto de energía, contribuyendo a preservar los recursos naturales y reduciendo las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Y es que, como vemos, ahorrar energía no significa ni mucho menos tener que andar en penumbra y perder confort y calidad de vida, sino todo lo contrario: hacer un uso eficiente, ético y racional de la energía.

¿Cuánto podemos ahorrar?

Hemos mencionado ya el ahorro económico que esta mejora conllevará, pero para hacernos una idea más aproximada de cuánto podemos realmente ahorrar instalando estos dispositivos, pensemos que si en la situación actual al darle al interruptor se enciende toda la escalera, al instalar detectores de presencia ahorraríamos nada menos que el 85%, al pasar a encenderse planta a planta y sólo el tiempo preciso.

Y si en la instalación actual la luz ya se enciende planta a planta (es decir, está sectorizada) ahorraríamos el 33% porque aún así reduciríamos el tiempo del encendido.

¿Hay ayudas para instalar este sistema en mi comunidad?

La administración pública desde hace algunos años se ha dado cuenta de esta necesidad y en todas las comunidades se van creando y promoviendo diferentes propuestas con el fin de ayudar económicamente a los interesados en hacerse con estos eficientes sistemas. Consulta nuestra sección de Ayudas y subvenciones para mantenerte al día de los planes Renove de detectores de presencia.

Imagen Flickr: BetaView Aluminium Windows and Doors

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *