Mejorar la eficiencia energética de la comunidad de vecinos

Sigue estas 5 recomendaciones y podrás mejorar la eficiencia del uso de la energía en tu comunidad de vecinos. ¡Consume de manera inteligente!

Recogemos para vosotros cinco recomendaciones básicas que nos facilita el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid para alcanzar la eficiencia energética optimizando  el uso de la energía en los edificios residenciales:

  1. Encargar una auditoría energética. Lo primero para conocer cómo derrocha energía nuestro edificio, un gasto que ya representa una tercera parte de las emisiones de CO2, es saber sobre qué elementos es necesario actuar. Por eso, el CAFMadrid considera prioritario intervenir desde la fase inicial de una rehabilitación energética del inmueble y no desde un único elemento aislado (cubierta, fachada, sustitución de calderas, ventanas…): “Analizar la demanda y el gasto energético real de servicios comunitarios como el ascensor, la calefacción o la iluminación podría ahorrar a la comunidad hasta un 20% del consumo energético anual“. En este sentido la presidenta de la corporación madrileña, Manuela Julia Martínez, afirma que “La realización de una auditoría energética en la comunidad de propietarios no sólo posibilitaría la recogida de datos sobre el consumo del edificio, sino también los hábitos de consumo energético de los propietarios y/o inquilinos, tales como el horario de funcionamiento de calefacciones e iluminación y la recopilación de la facturación energética completa“.
  1. Contratar un gestor energético. Una vez recopilados los datos y consumos energéticos de la comunidad, es necesario interpretarlos y marcar las pautas de actuación. “Para reducir la huella ecológica del edificio es vital la presencia de la figura del gestor energético, muy común en empresas pero no en comunidades de propietarios“, considera la presidenta del CAFMadrid. Entre las actuaciones que más ahorro energético suponen destacan el aislamiento térmico de la fachada (puede suponer hasta un 15% de reducción de la demanda de la energía), el uso de calderas de alto rendimiento (por ejemplo, de biomasa que permiten un ahorro de hasta el 50%) y cambios en la iluminación con detectores de presencia y luces LED en garajes y zonas comunes (implica ahorros de energía de cerca del 50%).
  1. Realizar un certificado energético único del edificio. Si fuese necesario hacer un certificado a una vivienda y/o local que se vende o alquila (puesto que la ley así lo establece), el CAFMadrid aconseja a la comunidad de vecinos aprovechar y encargar un certificado único del inmueble ya que según alegan “sólo así se podrá conocer el estado general del inmueble” y a partir de ello, poder tomar las medidas pertinentes para mejorar.
  1. Beneficiarse de las ayudas de la Administración Pública. Como el Programa PAREER con el que hasta el 20 de octubre o hasta agotar el presupuesto del que pueden hacer uso las comunidades capaces de mejorar la calificación energética total del edificio en, al menos, una letra según la escala de emisiones de CO2.

Además, el CAFMadrid apunta sobre la legislación vigente que debería crearse un Libro del Edificio Energético para ampliar su contenido técnico con información energética procedente de los certificados o informes de evaluación del edificio, así como revisar con una mayor exigencia el Código Técnico de la Edificación. “Estos dos instrumentos son decisivos para conocer el diagnóstico energético del parque inmobiliario existente que, redundará en una mayor concienciación por parte de los comuneros“, concluye la presidenta del CAFMadrid.

Fuente: www.cafmadrid.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *