fuentes de energía acs

Las principales fuentes de energía para Agua Caliente Sanitaria (ACS) son tradicionales y renovables. Te explicamos sus características.

A la hora de elegir el tipo de energía más adecuado para el Agua Sanitaria Caliente (ACS) para cada caso concreto hay que analizar todas las opciones disponibles en el mercado. Las más frecuentes son el gas y la electricidad,  aunque también se usa el gasóleo y, cada vez más, otras alternativas como la energía solar y biomasa (pellets).

Cuando compras una casa esta elección ya está hecha de antemano y no te tienes que preocupar (a no ser que quieras cambiar la instalación), pero si vas a hacerte tu propia casa desde cero sí que tendrás que pensar detenidamente en ello.

Para decantaros por una u otra opción, además de factores como el precio y el medio ambiente, tenéis que tener muy en cuenta tres aspectos básicos: el uso que se le dará, el tipo de vivienda y el clima del lugar.

Fuentes de energía tradicionales

  • Gas. Puede ser natural, butano o propano. En la actualidad está muy extendido el gas natural que es una fuente de energía fósil formada por una mezcla de gases que se suele encontrar en  yacimientos subterráneos, aunque aún no llega a todas las zonas y es más barato que los otros tipos de gas. En general se emplea en agua caliente sanitaria y calefacción.
  • Gasóleo. El gasóleo o gasoil es un líquido formado por mezcla de hidrocarburos. Se instalan calderas de gasóleo en muchas viviendas unifamiliares que no disponen de red de gas natural, para calefacción y ACS. Su precio es bastante elevado.
  • Electricidad. Es una energía muy limpia y accesible para todos, con la que se pueden cubrir todas las necesidades energéticas del hogar. Eso sí, obviamente también se nota en la factura eléctrica y hay que contratar una alta potencia.

Fuentes de energía renovables

  • Energía solar: Es la procedente del sol. En concreto la modalidad que se emplea para producir calor es la energía solar térmica. La mayor parte de las viviendas nuevas disponen de placas solares térmicas para abastecer más del 70% del ACS. Es muy limpia y ecológica.
  • Biomasa: Últimamente se está extendiendo bastante, sobre todo en viviendas unifamiliares, como alternativa a las energías tradicionales cuyos precios son más elevados. Emplea productos obtenidos de diferentes materias orgánicas en calderas para ACS y calefacción. El suministro se suele realizar mediante pellets (biomasa pretratada).

De acuerdo con lo visto, ¿con cuál de estas fuentes renovables os quedáis vosotros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *